lunes, 16 de marzo de 2009


Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace.

Me gusta la gente con capacidad para medir las consecuencias de sus acciones, la gente que no deja las soluciones al azar.

Me gusta la gente justa con su gente y consigo misma, pero que no pierda de vista que somos humanos y nos podemos equivocar.

Me gusta la gente que piensa que el trabajo en equipo entre amigos, produce más que los caóticos esfuerzos individuales.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos serenos y razonables a las decisiones de un jefe.

Me gusta la gente de criterio, la que no traga entero, la que no se avergüenza de reconocer que no sabe algo o que se equivocó.

Me gusta la gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, a éstos les llamo mis amigos.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.


Con gente como ésa, me comprometo a lo que sea, ya que con haber tenido esa gente a mi lado me doy por bien retribuido.



Mario Benedetti

jueves, 5 de marzo de 2009









¿Dónde quieres cenar?, muy triste te dije a ti


tardaste en contestar, diciendo luego así

prefiero caminar contigo por París


y luego regresar para ser al fin feliz.





martes, 3 de marzo de 2009

cuestion de actitud

Están lo que siempre usan la misma ropa, los que llevan amuletos, los que hacen promesas, los que imploran mirando al cielo.Los que creen en supersticiones ....
y los que siguen corriendo cuando les tiemblan las piernas, los que siguen jugando cuando se les acaba el aire, los que siguen luchando cuando todo parece perdido. Como si cada vez fuera la última, convencidos de que la vida misma es un desafio. Sufren, pero no se quejan porque saben que el dolor pasa, el sudor se seca y el cansancio termina...
Pero hay algo que nunca desaparecerá: La satisfacción de haberlo logrado. En sus cuerpos hay la misma cantidad de músculos, por sus venas corre la misma sangre, lo que les hace diferente es su espíritu, la determinación de alcanzar la cima. Una cima a la que no se llega superando a los demás .. sino superándose a uno mismo.

Ser grande no es sólo cuestión de tamaño, ser grande es una actitud